• Radio Valparaíso
    Online

    Por 36 votos contra cero, el Senado aprobó en general la reforma al código de aguas

    Por 36 votos contra cero, el Senado aprobó en general la reforma al código de aguas. De esta manera, pasará a ser debatido en particular en la cámara alta.

    En la instancia, el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, expresó su agradecimiento «a todos los senadores y senadoras que trabajaron en este proyecto».

    Recalcó que «tenemos que tener una nueva cultura respecto al agua, y eso es un desafío de todos y este Senado lo ha entendido bien  este desafío no tiene ningún color político».

    El secretario de Estado también detalló que «hay más de cien modificaciones las más importantes: se declara expresamente la prioridad que tiene el consumo humano, y además, también los usos de subsistencias, es decir, para los pequeños lugares agrícolas para obtener sus propios alimentos  segundo, lo que es la nueva realidad de Chile y el mundo  se recoge la prioridad de ciertos valores ecológicos importantes  se establece cómo se deben hacer los caudales  en general entrega la Dirección General de Aguas muchísima más fuerza para recuperar su tarea».

    Ministro Moreno también dijo que espera que el proyecto se tramite rápidamente y que concluya en un tercer trámite en comisión mixta.,

    El proyecto, entre otras cosas, considera el debate que se dio en sala y que apunta al fortalecimiento del carácter de bien de uso público del agua, así como la consagración de su acceso como un derecho humano básico y la necesidad de hacer frente a los efectos del cambio climático.

    La iniciativa ingresó a trámite al Senado el 24 de noviembre de 2016 y se derivó a las comisiones de Recursos Hídricos; de Agricultura y de Constitución. Esta última se abocó únicamente al estudio de las materias relacionadas con la Constitución Política.

    El proyecto busca modificar el Código de Aguas para establecer el derecho esencial al agua; dar seguridad jurídica al ejercicio del derecho humano de acceso al agua potable y saneamiento; intensificar y complementar el carácter de uso público del agua; consagrar una nueva regulación para la constitución, ejercicio y extinción de los derechos de aprovechamiento de aguas en caso de cumplirse ciertas condiciones definidas en la ley, y proteger y fortalecer la función que cumple el agua dulce en los ecosistemas terrestres.