Radio Valparaíso
Online

Diputado Movimiento Autonomista Gabriel Boric : “Ser oposición no significa solo decir que no, sino que proponer alternativas”

Ayer, Gabriel Boric inició su segundo periodo en la Cámara, pero a diferencia de 2014, esta vez lo hizo junto a los otros 19 diputados del Frente Amplio, bloque que sorprendió en las pasadas elecciones y que se transformó en un actor clave de la nueva oposición.

¿Cuáles serán los principales desafíos del Frente Amplio?

El principal desafío es más allá de lo parlamentario: es consolidarnos como una alternativa que sea capaz de ofrecerle propuestas al país y de hablarle a todo Chile, no solamente a los ya convencidos. Eso requiere un trabajo de elaboración mucho más denso que el que hemos tenido.

¿Cuáles serán los ejes centrales para concentrar las energías en el trabajo legislativo al interior de la Cámara de Diputados?

Queremos buscar más ética en el Congreso, el término de algunos privilegios, como el sueldo excesivo de los parlamentarios; vamos a seguir dando la pelea constitucional; el tema educacional, pensiones, salud, vivienda, donde todo residente en Chile tenga derecho a vivir en condiciones dignas. A partir de eso, ir elaborando propuestas específicas. Ser oposición no significa solo decir que no, sino que proponer alternativas. Ahí estará uno de los principales desafíos del Frente Amplio en la dimensión parlamentaria.

¿Quedó conforme con el acuerdo en la oposición para la mesa y comisiones de la Cámara?

Fue positivo para nosotros, porque demostramos como Frente Amplio madurez y unidad. Respetamos el acuerdo al que habíamos llegado, nos preocupamos de lo que nosotros consideramos importante, que eran las comisiones, y cumplimos.

Esa fue la primera instancia formal de diálogo con la NM. ¿Cómo se dará la relación de la oposición este año?

El Frente Amplio es un proyecto político con autonomía. Por lo tanto, atribuirle a este acuerdo de integración de comisiones ribetes que van más allá de eso, es inapropiado. Hablar de una reformulación de una política de alianzas en Chile hoy no corresponde. Eso se tiene que hablar con las bases del Frente Amplio, y pensar en acuerdos con la Nueva Mayoría a partir del trabajo parlamentario sería imprudente.

Y a futuro, ¿podría ir más allá de un acuerdo administrativo?

No es algo que esté en discusión hoy en el Frente Amplio. Estamos en proceso de consolidación.

¿Qué va a marcar su segundo periodo legislativo?

Me interesa sobremanera colaborar para poder llegar a un acuerdo transversal en torno a la crisis del Sename y de la infancia; también el tema de la concentración de la propiedad urbana; darle continuidad al plan de desarrollo de zonas extremas, que para Magallanes es fundamental, ya es hora de mejorar las condiciones de vida de los habitantes de las regiones extremas. Por cierto, también la agenda que Beatriz Sánchez le presentó al país.

¿Es partidario de defender alguna de las medidas que deja el legado de Michelle Bachelet?

Sería muy pequeño no reconocer que en ciertos aspectos hubo avances, no todo lo que nos gustaría. Pero en materia de derechos de la mujer, el aborto en tres causales es un paso en la dirección correcta, aunque todavía falta. El voto en el extranjero es importante; la ley de unión civil; la discusión del matrimonio igualitario; el fin al lucro, selección y copago. Son temas que es importante defender. Ahora, se quedaron a medio camino en mucho.

Desde Chile Vamos han asegurado que su estrategia está enfocada en gobernar por al menos ocho años. ¿Cómo, desde el Frente Amplio, buscarán aportar para evitar un segundo triunfo de la centroderecha?

Si bien es muy pronto para pensar en futuras elecciones, tengo la convicción de que el Frente Amplio tiene que prepararse para gobernar. Tenemos que asegurar también las condiciones para que Beatriz (Sánchez) pueda seguir ejerciendo su liderazgo. Tenemos que levantar propuestas en todos los ámbitos y sobre todo no olvidarnos de que la política no se traduce solo en el Congreso. Seguir trabajando en nuestros territorios será fundamental para evitar un eventual triunfo de la derecha en cuatro años más. Aporte de Catalina Aninat en La Tercera