Radio Valparaíso
Online

Vecinos de Quilpué y El Belloto construyeron deshidratador solar

El taller de construcción de deshidratador solar concluyó en una jornada donde los participantes, hombres y mujeres de todas las edades, trabajaron arduamente para obtener los resultados esperados, dos deshidratadores solares que desde ahora servirán a los niños y niñas de la Escuela Especial de Desarrollo Renacimiento.

La Dirección de Gestión Ambiental de la Municipalidad de Quilpué en colaboración con la escuela de Ingeniería Mecánica de la PUCV, organizaron el Taller de Construcción de Deshidratador Solar para los vecinos de la comuna de Quilpué y El Belloto, y no descartan realizar otros talleres debido al éxito que obtuvieron en esta oportunidad.

“El tipo que estamos haciendo es lo que se llama deshidratadores solares de armario, porque tienen la forma de un armario o un gavetero, y es bastante asequible y muy fácil de armar, porque con materiales reciclados se puede hacer. Y además se les ha visto motivados, han aprendido a montar un secador en grupo, trabajar en grupo sin conocerse casi ninguno, han traído casi todo desde sus casas, lo quieren donar a un colegio de aquí, municipal, que tenga financiamiento municipal, entonces me ha gustado mucho la participación y lo motivados que están”, dijo el profesor a cargo de este taller, Yunesky Masip.

Este profesor junto a sus alumnos, monitorearon al grupo de trabajo y les enseñaron todos los conocimientos sobre la construcción de esta herramienta. La iniciativa de este taller surgió precisamente del docente que con la intención de vincular a sus alumnos con la comunidad comenzó una colaboración con el Municipio. Además de ser profesor de la Escuela de Ingeniería Mecánica de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, es también director del Programa de Vinculación con el Medio e internacionalización Proyecto Ingeniería 2030.

Deshidratador Solar de frutas y hortalizas

Esta herramienta de uso práctico sirve para prolongar la vida útil de la fruta y también de algunas hortalizas, conservando sus nutrientes y dándole un nuevo uso, el cual es un alimento muy nutritivo para la familia. El proceso consiste en guardar los alimentos en esta especie de caja sellada que absorbe el calor del sol, eliminando el agua de las frutas u hortalizas, sin necesidad de utilizar ningún tipo de energía o combustible más que el sol.

“Bueno, mayormente es para darle un poco más de vida a la fruta ya sea para darle más prolongación y utilizarla como alimento seco, como una fruta ya deshidratada, la cual podemos utilizar la misma fruta que está en casa. Como instancia es nueva para mí, yo no conocía mucho este tema, aunque me gusta mucho consumir frutos secos y lo encuentro novedoso para utilizarlo en casa y darles ideas a mis hijos también, el cual uno me acompañó ahora para ver cómo era el tema porque le llamó la atención”, comentó Susana Toro, apoderada de la Escuela Especial de Desarrollo Renacimiento y participante de este taller, que junto a su hijo disfrutó de esta oportunidad.

La experiencia resultó ser muy educativa y de carácter familiar, y los asistentes recalcaron sobre todo su utilidad. Además, se mostraron sobre todo motivados con la idea de poder donar el producto de su trabajo a la Escuela Especial de Desarrollo Renacimiento.

“Personalmente me parece muy buena la iniciativa en el fondo porque uno desconoce estos temas, y bueno lógicamente una es una aprendiz, y aparte de eso lo podemos proyectar y en este minuto nosotros lo vamos a proyectar hacia el colegio, a la Escuela Especial. Esto se ve bien para proyección, se ve muy bien para aprovechar todos los recursos naturales”, explicó Daisy Rubilar, quien también participó de este taller.