• Radio Valparaíso
    Online

    Viña del Mar se inician los estudios para obras en borde costero

    El 2017, el Ministerio de Obras Públicas tendrá los resultados de los tres estudios que está desarrollando para entregar las alternativas más adecuadas que permitan ejecutar obras de mitigación en el borde costero de Viña del Mar, para absorber o minimizar la energía de las olas durante episodios de marejadas que afectan al litoral chileno.

    Alcaldesa Virginia Reginato, estudio borde costero 4La alcaldesa de Viña del Mar, Virginia Reginato, valoró la realización de estos estudios durante una inspección que realizó junto al Ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, de los trabajos de mediciones de oleaje que se efectúan en playa Acapulco, en el contexto del Análisis del Estudio del Mejoramiento de Defensas Costeras para la Av. Perú y Parque Juan de Saavedra, que se ejecuta a través de la Dirección de Obras Portuarias.

    “Agradecer al ministro de Obras Públicas por la preocupación que ha tenido por encontrar la mejor solución para minimizar los efectos de las marejadas en el borde costero y su infraestructura. Todos sabemos que este fenómeno llegó para quedarse y por tanto hay que adoptar las medidas para evitar que las marejadas sigan afectando el litoral. Esperamos que la determinación que adopte el Ministerio sea la más efectiva, aunque se trata de soluciones de gran envergadura y de largo plazo”, dijo la alcaldesa quien fue acompañada a la inspección por los concejales Jaime Varas y Rodrigo Kopaitic.

    ESTUDIOS

    En la primera etapa del estudio, que ya se ejecutó, se recopilaron y analizaron antecedentes y se hizo trabajo de terreno. En la segunda etapa -actualmente en desarrollo-, se realiza el estudio de oleaje. Posteriormente se hará la modelación física de Av. Perú y Parque Juan de Saavedra.

    Con los resultados de estos estudios se logrará contar con una alternativa viable para diseño, que permita disminuir el impacto a niveles aceptables de las olas durante la ocurrencia del fuerte oleaje.

    “Las marejadas ya no son un fenómeno transitorio, sino que recurrentes, por tanto hemos iniciado un conjunto de estudios que se suman a las obras en ejecución, en una solución a largo plazo. Son estudios con personal calificado que pocas veces se han hecho en Chile, y cuyas sugerencias estarán listas el 2017 para determinar qué obras se pueden ejecutar para permitir que las playas sigan siendo playas, lograr poder tener un control sobre las marejadas y tener un mejor enrocado”, precisó el Ministro, quien exhibió los elementos tecnológicos que se utilizarán para realizar este estudio.

    ARENA

    Otro análisis que realizará el Ministerio es el de estabilidad de la playas de Viña del Mar, que busca entender el proceso erosivo (fenómeno de inestabilidad) que experimentan las playas de esta comuna, para entregar las alternativas que disminuyan la pérdida de arena en los sectores abordados, con el objetivo de garantizar su estabilidad en el largo plazo y también minimizar la energía de la rompiente, en la infraestructura del borde costero.

    Este estudio se licitará a fines de año y su duración será de dos años, ya que considera monitoreo estacional y un seguimiento periódico de las arenas, que permitan diseñar la solución.

    El último estudio se refiere al bode costero del Parque Juan de Saavedra en el límite con Valparaíso, hasta el Club de Yates de Recreo. Este se realiza internamente, e implica la elaboración un diseño para enrocados y protección costera para disminuir la vulnerabilidad de Av. España ante marejadas. Estará finalizado en el segundo semestre del próximo año.

    Los tres estudios en paralelo implican una inversión de 800 millones de pesos, que se suman a las obras que el Ministerio ha tenido que realizar en distintos socavones de la comuna, especialmente en Av. Marina, con una inversión del orden de los $300 millones.

    Cabe recordar que desde que ocurrió el primer fenómeno con características de anormales, el 8 de agosto del año pasado, se han producido cerca de un centenar de eventos, siendo los más perjudiciales el del 2015 y el de julio de este año, que obligó al municipio a invertir alrededor de $ 500 millones en la reparación de su borde costero, considerando la importancia que tiene para el desarrollo turístico y de la ciudad, por lo que es importante que se esté en buen estado.