• Radio Valparaíso
    Online

    Vecinos de Placilla denuncian robos en autos por bloqueo de cierre automático

    Ya varias denuncias se han registrado los últimos meses en Placilla de Peñuelas, Curauma. Varios conductores luego de hacer sus compras en el supermercado encuentran su auto abierto.

    Un colombiano de 44 años, que trató de abrir un automóvil particular estacionado sin ocupantes, mediante un inhibidor de sistemas de alarma, fue detenido ayer. El hecho ocurrió en av. Alberdi y ensenada, en el barrio de Flores cuando el hombre fue sorprendido en una actitud sospechosa por un policía. Los robos con el uso de estos aparatos se incrementaron y muchas denuncias apuntan a que se pueden comprar fácilmente en páginas de internet o bien son traídos desde Paraguay.

    «Ojo en los supermercados están bloqueando el cierre automático de los autos… asegúrense de probar las puertas antes de hacer sus diligencias a mi amiga se lo bloquearon en el líder y le robaron todo, mochilas de hijas y computador… y no fue la única porque cuando hizo la denuncia se encontró con otras personas con el mismo reclamo», es parte del testimonio que circula en redes sociales y que da cuenta de la práctica delictual que se está afincado en la zona.

    Es un robo silencioso. El ladrón actúa con total sigilo y pasa inadvertido para cualquier testigo. La víctima, confundida por la situación, no hace la denuncia. Pero es una modalidad que, en los últimos tiempos, se propagó en el país. Se trata de las bandas delictivas que utilizan inhibidores de señal para bloquear el cierre centralizado de los autos y robar las pertenencias que hay dentro. Rara vez se llevan el vehículo: registran el interior y, en el peor de los casos, escapan con las llaves de las viviendas de los dueños. Estacionamientos de shoppings y supermercados suelen ser el escenario perfecto para este tipo de atracos.

    Cada tanto, trasciende la noticia de que distintos grupos dedicados a asaltar con esta modalidad son desarticulados. Pero lo cierto es que no hay estadísticas certeras al respecto porque la víctima, que al encontrar su vehículo abierto puede suponer que olvidó cerrar las puertas, generalmente no hace denuncia. «Todos los sistemas de cierre electrónico están estandarizados, operan en un rango de frecuencia. Esto es conocido por los delincuentes, que utilizan un dispositivo que genera un ruido electrónico y no permite la comunicación entre el comando y el auto. Así impide accionar el cierre. Antes se utilizaban dispositivos caseros con una señal fuerte, pero ahora también suelen operar con handies: los compran y los ponen en una frecuencia determinada que bloquea el cierre. Cuando la persona baja del auto, aprietan como si estuviera modulando, eso genera un ruido y ya no cierra», agregan fuentes de la industria, quienes indican que los delincuentes pueden operar desde una distancia de unos 70 metros. Nota aporte del Informante de Placilla