• Radio Valparaíso
    Online

    Retrocesos de fase tendrían efectos epidemiológicos acotados: “Es más un llamado a reforzar los cuidados”

    Aunque sostiene que la decisión de las autoridades sanitarias es acertada, el  director del Centro de Diagnóstico e Investigación de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Valparaíso, Rodrigo Cruz, explica que el éxito de la medida dependerá de que la gente retome el cumplimiento efectivo de las medidas de prevención esenciales, sobre todo el uso de la mascarilla y el distanciamiento físico. 

    Luego de que a nivel nacional se registrara un promedio diario de casi dos mil contagios confirmados en la última semana y como una manera de evitar que el nuevo rebrote de COVID-19 que en la actualidad enfrenta Chile adquiera las características de una tercera ola, las autoridades sanitarias resolvieron hacer retroceder de fases en el renovado Plan Paso a Paso a varias regiones y comunas del país, en particular a la totalidad de las pertenecientes al Gran Santiago y a otros importantes centros urbanos ubicados en el norte, centro y sur del país.

    Frente a esta determinación, el director del Centro de Diagnóstico e Investigación de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Valparaíso (CDIEI-UV), Rodrigo Cruz, afirma que si bien la medida le parece acertada -dada la evolución que en estos momentos presenta la pandemia- en la práctica sus efectos serían bastante acotados.

    “Desde el punto de vista epidemiológico, retroceder de fase hoy -de Apertura Avanzada a Apertura Inicial e incluso a Preparación- es más bien un llamado de atención a las personas para que una vez más tomen conciencia de que no podemos seguir a este ritmo, no podemos descuidarnos tanto; que usar mascarilla sigue siendo necesario al igual que el resto de las medidas de prevención esenciales, además de vacunarse. Porque en términos estrictos, los cambios de una fase a otra son muy pocos y estos apuntan principalmente a disminuir los aforos en actividades públicas y en cierto tipo de reuniones privadas en las que se dé una interacción entre personas mayor a la habitual”, precisa el médico infectólogo.

    En esa misma línea, el especialista de la UV sostiene que aun cuando las restricciones se tornan mayores en las fases 1 y 2, de igual manera éstas no contemplan aplicar cuarentenas ni otras disposiciones que coarten las libertades de movimiento de las personas como antes.

    “En esto tampoco hay que perderse. Las cuarentenas ya no tienen sentido. Definitivamente, a lo que se debe apelar ahora es a la conciencia de la gente. Dado el nivel de vacunación que tenemos, que igual debe seguir reforzándose, y a lo que hemos aprendido de la pandemia, ejercer la autorresponsabilidad y asumir que con mis actitudes puedo proteger o dañar a los otros es a lo que tenemos que ceñirnos. El rebrote ya es un hecho y lo más seguro es que los contagios seguirán aumentando, pero no hasta alcanzar el nivel de la de las dos olas anteriores. Como hemos venido diciendo, ésta será probablemente nuestra realidad hasta que el COVID-19 se transforme en una enfermedad endémica”, asegura el director del CDIEI-UV, Rodrigo Cruz.

    Último informe

    De acuerdo con el último informe sobre la evolución de la pandemia dado a conocer por el CDIEI-UV, durante los últimos catorce días -período máximo de incubación del virus que causa esta enfermedad- los indicadores principales de la pandemia continuaron elevándose de manera sostenida a nivel nacional y regional.

    Es así como entre el 17 y el 31 de octubre en Chile los nuevos contagios confirmados de COVID-19 subieron un 58,2% (de 8.658 a 13.695), mientras que los casos activos confirmados lo hicieron a su vez en un 74,7% (de 7.504 a 11.620).

    En lo que respecta a la Región de Valparaíso, en igual período el número de nuevos infectados aumentó en un 74,7%  (de 634 a 1.107) y la cantidad de personas que permanecen activas se elevó en un 65,8% (de 580 a 962).

    Esta situación se refleja en prácticamente todas las comunas más importantes de la Región, pues en ese período en el área del Gran Valparaíso los casos activos subieron en todas ellas: un 117,8% en Viña del Mar, un 112% en Quilpué, un 87,5% en Concón, un 60% en Valparaíso y un 22,9% en Villa Alemana.

    Y en cuanto a las capitales provinciales de mayor población, el alza de los casos activos también se observó. En Quillota fue de un 192,3%; en San Antonio, de un 77,2%, y en Los Andes, de un 44,4%. Solo escapó a esta tendencia San Felipe, que registró una caída del 25,8%.

    “Poco a poco se observa un aumento de los activos en las comunas más pobladas de la Región.  En Viña del Mar, Valparaíso, San Antonio y Quilpué estos superan los cien. También registran cifras importantes las comunas costeras del litoral sur y algunas otras puntuales del interior, como La Ligua. Aunque al mismo tiempo se ve una leve ralentización, todavía no es posible prever hasta cuando este nuevo rebrote seguirá mostrando una decidida curva al alza”, explicó el médico infectólogo Rodrigo Cruz.

    Lo anterior queda ratificado, asimismo, por la subida gradual que de igual manera han ido experimentando a nivel nacional y regional el índice de transmisibilidad efectiva del virus (superior a 1,1) y la tasa de positividad de los exámenes de PCR. 

    Respecto de esta última, en la Región de Valparaíso por sexta semana consecutiva experimentó un alza, que en esta ocasión llegó a 3,6% en los pasados siete días, superando el umbral óptimo del 3%.