• Radio Valparaíso
    Online

    Museo Fonck publicará más de 4 mil documentos sobre parasitología, entomología, arqueología y etnografía

    Se trata de fotografías, croquis, mapas y apuntes sobre parasitología, entomología, arqueología y etnografía que se digitalizan para ponerlos a disposición de la comunidad vía internet, gracias a un proyecto financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes, convocatoria 2021 del ministerio.

    Médico Roberto Gajardo Tobar

    Tras largos años de trabajo de conservación, el Museo Fonck de Viña del Mar comenzó la ejecución de un proyecto financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes, convocatoria 2021 del ministerio, que permitirá digitalizar los primeros 1800 de los más de 4 mil documentos del inédito archivo personal del médico Roberto Gajardo Tobar (1903-1992).

    Se trata de la valiosa contribución científica que durante 54 años realizó en ámbitos como la parasitología, entomología, arqueología y etnografía, cuyos resultados fueron pioneros en la década de 1930, como los hallazgos relativos a la vinchuca.

    Sus investigaciones sobre esa especie permitieron desarrollar masivas campañas de fumigación para eliminarla del interior de las viviendas, y de esa manera prevenir el aumento de personas con mal de Chagas. “Fue el primero que la estudió sistemáticamente en Chile. Estuvo cinco años en el Valle del Elqui y durante ese tiempo hizo varios estudios e incluso se dejó picar por la vinchuca, pero sabía muy bien que no se iba a contagiar”, relata Claudio Etcheverry, presidente del Museo Fonck.

    Entre los miles de documentos del médico también se pueden apreciar, por ejemplo, los hallazgos realizados en Casablanca sobre la clava cefalomorfa, en 1937, y sobre piedras tacitas o de mortero, en 1939, que le permitieron escribir artículos para revistas especializadas. Notas minuciosamente elaboradas con fotografías y croquis, además de dibujos de los objetos y osamentas que el público podrá desplegar y visualizar a través del sitio web del museo (www.museofonck.cl).

    “Él hacia trabajos de campo. Caminaba por los cerros para obtener datos. Además, la gente le pagaba con objetos. Muchas de las piezas arqueológicas la gente se las donaba porque ya sabía lo que a él le interesaba”, apunta Etcheverry.

    Roberto Gajardo además fue un apasionado de la entomología, estudiando mariposas y otros insectos que hoy forman parte de una colorida, moderna y didáctica muestra ubicada en el segundo piso del museo. “Vivía en una casa rústica y en la cortina había muchas mantis religiosas. Él las observaba con especial atención y así realizó varios hallazgos», comenta el presidente del Fonck.

    Agrega que como parte de la Sociedad de Amigos de Isla de Pascua y gracias a la fructífera relación entre científicos y habitantes, se generaron numerosos estudios etnográficos y arqueológicos. Así se interesó por traer al continente, y acercar la cultura de rapa nui, a la comunidad local y a los visitantes extranjeros

    Las personas que lo conocieron en esta institución lo recuerdan con especial cariño y admiración. Claudio Etcheverry, menciona que “hacía muchas cosas a la vez, y las hacía bien”, y que la rigurosidad era su sello personal. Agrega que era un hombre múltiple, dedicado a su profesión, a la ayuda social, al Museo Fonck, interesado por la ciudad de Viña del Mar y por causas humanitarias, todos aspectos o ámbitos que se podrán conocer próximamente a través de los documentos que alberga el Fondo Roberto Gajardo Tobar, hoy bajo rigurosa conservación en salas especialmente habilitadas.