• Radio Valparaíso
    Online

    En el Día Mundial de la Alimentación, entregan consejos para tomar conciencia y evitar el desperdicio de comida

    Este sábado 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación, proclamado con el propósito de luchar contra el hambre y la desnutrición y hacer frente al sistema alimentario mundial. Al respecto, Natalia Rivera, académica de la carrera Nutrición y Dietética de Universidad Santo Tomás sede Viña del Mar, sostiene que “es importante tomar conciencia de la forma en que nos alimentamos y saber que la comida que elegimos impacta en nuestra salud e igualmente en el medio ambiente y, por lo tanto, en el futuro de todos”.

    “Existen diversas formas de acabar con la pobreza y la desnutrición, una de las cuales es proteger y ayudar a la agricultura, especialmente a la agricultura sostenible. El sistema agroalimentario actual contribuye al cambio climático y esto amenaza la producción de alimentos de algunas zonas del mundo. Nuestros sistemas alimentarios están fracasando y es urgente transformar la forma en que producimos, preparamos, almacenamos y consumimos alimentos”, agrega.

    Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), 672 millones de adultos y 124 millones de menores en el mundo son obesos. La también nutricionista clínica asegura que esto se debe “principalmente al cambio en la dieta de las personas, sobre todo en zonas urbanas. La comida rápida ha desplazado las comidas caseras y ha sustituido el consumo de frutas y verduras, por harina, azúcar, grasas y sal. Este problema no sólo afecta la salud del ser humano, sino que también está produciendo graves consecuencias al medio ambiente”.

    DESPERDICIO DE ALIMENTOS

    La docente de UST Viña del Mar apunta contra el desperdicio de alimentos, ya que se estima que 931 millones de toneladas de alimentos, o 17% del total de alimentos disponibles para los consumidores en 2019, terminaron en los basureros. “Reducir el desperdicio de nuestros alimentos rebajaría las emisiones de gases de efecto invernadero y la velocidad de la destrucción de la naturaleza que resulta de la conversión de la tierra y la contaminación. Asimismo, mejoraría la disponibilidad de alimentos y, por lo tanto, reduciría el hambre y ahorraría dinero en un momento de dificultades económicas en Chile y el mundo”, dice.

    En ese sentido, Natalia Rivera entrega los siguientes consejos para evitar el desperdicio de alimentos:

    1.- Compra sólo lo que necesitas. Planifica tus comidas, prepara una lista de compras y ajústate a ella evitando compras impulsivas.

    2.- Elige frutas y verduras “feas”. No juzgues por las formas y apariencias ya que generalmente éstas se terminan eliminando y sus propiedades y sabores son los mismos. Úsalas para batidos, jugos, guisos, sopas y/o postres.

    3.- Almacena los alimentos a conciencia. Ordena tu despensa o refrigerador con los alimentos que expiran primero adelante, para que sean los que consumes antes. Usa contenedores herméticos para mantener los alimentos frescos en el refrigerador y congela lo que no vayas a consumir en un plazo de dos a cinco días.

    4.- Sirve porciones pequeñas, para que no queden restos de comida en los plato. En el caso de que sigas teniendo hambre, te puedes servir un poco más.

    5.- Valora las sobras. Si no comes todo lo que preparas, congélalo para más adelante o úsalo como ingrediente de otra comida, como ajiacos, budines, chupes, pasteles de verduras, etc.

    6.- Usa las partes de los alimentos desperdiciada. No botes a la basura todos los desechos de comida, puedes hacer compost u otras preparaciones con ellos. Por ejemplo, las cáscaras de papa, zanahoria o betarraga pueden convertirse en chips saludables si los horneas; los tallos, cáscaras y otros restos de verduras se pueden congelar para después hacer caldos; las partes muy maduras de frutas también las puedes cortar y congelar para después hacer helados naturales y así hay muchas opciones (siempre cuidar el lavado y sanitización correspondiente).

    7.- Apoya los productores locales. Compra en ferias y pymes, opta por productos a granel sin plásticos de un solo uso, consume alimentos de la estación, contribuye a la economía circular y evita la contaminación de vehículos de reparto.

    8.- Usa menos agua. La reducción del desperdicio de alimentos también ahorra todos los recursos hídricos de su producción y tú puedes disminuir además tu uso de agua reduciendo los tiempos de ducha, ocupando detergentes biodegradables para luego reutilizar agua para riego, revisando fugas de agua en tu casa, lavando tus platos con una lavaza y sólo abriendo la llave para enjuagar, entre muchas otras cosas que se te pueden ocurrir.

    9.- Comparte. Dona los alimentos que de otro modo se desperdiciarían. Contáctate con amigos, familiares y/o vecinos o con empresas locales para que los excedentes de alimentos se puedan compartir y no terminar en la basura.