• Radio Valparaíso
    Online

    En “Termómetro de la Salud Mental” Un 73% reconoce que su vida ha cambiado demasiado después de la pandemia.

    Según un sondeo de la ACHS y la UC, un 47% de los encuestados presenta rasgos de depresión, un 50% cree tener un estado de ánimo mucho peor que antes, y un 43,8% dice haber consultado con un sicólogo o siquiatra.

    Como categóricos calificaron los integrantes de la Comisión de Salud y Desafíos del Futuro, Ciencia, Tecnología e Innovación los resultados entregados en “Termómetro de la Salud Mental: tercera ronda”, dado a conocer en la última sesión donde los legisladores analizaron con expertos la evolución de la pandemia.

    Como cada jueves estas instancias se reunieron con una serie de especialistas, pero esta vez en torno a un tema que ha sido relegado a un segundo plano: los efectos del emocionales del COVID 19 en la población, de allí que se invitara a la representantes de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) y la Universidad Católica  (UC), quienes generaron este estudio conjunto.

    Según lo dado a conocer en la jornada, los organismos han realizado tres testeos (junio 2020, noviembre 2020 y abril 2021) y se espera una cuarta versión para septiembre próximo. Se trata de un estudio longitudinal (sigue a los sujetos en el tiempo) que abarca a mil 400 personas en el país de entre 21 y 68 años, cuyo fin es medir la evolución de la salud mental. Se utilizan encuestas telefónicas y presenciales.

    Principales conclusiones

    • Existe una gran volatilidad de los resultados: los sujetos pasan de una categoría a otra con mucha rapidez, por ejemplo de ansiedad leve a severa, o salen de esa categoría y entran a otro grupo. Ello se observa principalmente entre el sondeo de noviembre y abril
    • Un 73% reconoce que su vida ha cambiado demasiado después de la pandemia.
    • Un 50% cree tener un estado de ánimo mucho peor hoy que hace dos semanas
    • Un 51% dice ser incapaz de disfrutar de cosas cotidiana y un 34% dijo sentirse poco feliz. Ambas preguntas indican rasgos de depresión
    • Un 46,7% presenta síntomas de depresión (de leve a severa) Este indicador subió 9 puntos con respecto a noviembre. Este grupo presentó problemas de sueño, apetito y energía
    • Un 47% reconoce tener problemas de insomnio, un 20% de moderado a severo, y un 27% suave
    • El 58% de los con signos de depresión presentan deudas importantes, están desempleados o han experimentado una caída brusca de sus ingresos
    • Un 43,8% ha consultado con un sicólogo o siquiatra, de los cuales un 53,7% ha recibido un diagnóstico
    • Un 30% de aquellos que dicen necesitar ayuda no han podido recibir apoyo sicólogico y un 20% que dicen estar en una situación crítica, tampoco han podido hacerlo
    • Se detecta salud mental deteriorada en personas hacinadas, sin acceso al aire libre (patio, balcón), desempleadas o que buscan trabajo, a honorarios, teletrabajadores, deudores morosos y mujeres, principalmente.
    • Se detecta una salud mental menos afectada en hombres, trabajadores con contrato indefinido, que viven en casa con patio, que tienen trabajo presencial y deudas abordables o sin deuda.

    Oficios

    Tras conocer estos resultados, los senadores acordaron solicitar dos oficios al Ministerio de Salud (Minsal). Uno para conocer los resultados del programa «Saludablemente» que consiste en asesoría sicológica telefónica implementado en el contexto de la pandemia. Al respecto, la senadora Carolina Goic hizo ver la necesidad de contar con algún reporte de resultados, por ejemplo, cuánta gente se ha atendido y qué diagnósticos se han realizado.

    Asimismo, recogiendo la petición realizada por la presidenta del Colegio Médico, Iskia Siches, los congresistas solicitarán información respecto a cómo se han invertido fondos destinados a salud mental para el personal sanitario denominado de “primera línea”. A juicio del organinismo, no se ha materializado dicho programa.

    En general, los parlamentarios coincidieron con los especialistas en que “la salud mental será una de las principales secuelas de la pandemia en los sistemas de salud”. También se hizo ver que “siempre esta área de la medicina ha estado en un segundo lugar”, “ahora es una oportunidad de visibilizarla y darle la importancia que tiene desde el punto de vista de recursos humanos y materiales” y “debería fortalecerse más allá de la contingencia porque sus efectos trascenderán fácilmente a 10 años”.