• Radio Valparaíso
    Online

    614 establecimientos educacionales de la región se encuentran disponibles a realizar clases presenciales

    A menos de una semana del fin de la cuarentena en comunas como Valparaíso y Viña del Mar, 614 establecimientos educacionales de la región se encuentran con sus puertas abiertas para recibir a sus alumnos cumpliendo con todos los protocolos sanitarios que se han dispuesto para ello, mientras que en el país ya suman 3.214.

    La seremi de Educación Patricia Colarte, valoró la cantidad de establecimientos disponibles a realizar clases presenciales desde el fin de la cuarentena y destacó lo importante de la presencialidad “para que los alumnos recuperen sus aprendizajes y su bienestar emocional, lo que evita la posibilidad de deserción escolar y el aumento de las brechas de aprendizaje”. También realizó un llamado a “los sostenedores a que realicen todos los esfuerzos para que sus establecimientos estén abiertos y sus estudiantes retomen las clases presenciales”.

    De los 614 establecimientos educacionales abiertos que ya cuentan con clases presenciales, 266 imparten educación parvularia y 348 atienden a alumnos hasta la educación media, representando el 41% de los establecimientos de la región que no están en cuarentena.

    Para Sergio Trujillo, director del Liceo Bicentenario People Help People de Santo Domingo que desde el fin de la cuarentena ha retomado sus clases, asegura que “la presencialidad está por sobre lo telemático ya que el aprendizaje es más fluido, aporta a la trayectoria educacional y al bienestar emocional de los estudiantes. Estos factores, más los protocolos sanitarios, son claves para la confianza de los apoderados y los alumnos puedan retornar de forma voluntaria a las salas de clases”.

    Similar opinión respecto a estos factores es la de Ignacio Torres Rojas, alumno de 4 Medio del Colegio Maria Auxiliadora de Viña del Mar, establecimiento que en la medida en que las Fases del Plan Paso a Paso lo han permitido ha realizado clases presenciales. “Ahora que estoy a un paso de la universidad es muy beneficioso estar en clases presenciales ya que es más fácil de aprender, en comparación a una clase virtual que es más limitada”. Ignacio cuenta que “en prepandemia, uno no pensó en extrañar al colegio, la sala, un cuaderno y sobre todo al profesor, ahora lo valoramos más y estoy muy contento de poder estar con mis compañeros y amigos, poder estar en el colegio es muy distinto a estar encerrados”.