• Radio Valparaíso
    Online

    Club de Armónicas de Valparaíso : patrimonio musical de los porteños y porteñas

    Organización fundada en 1958, es Patrimonio Inmaterial reconocida por la UNESCO. 

    El programa “Conversando rescatamos nuestro patrimonio”, emitido a través de Radio Valparaíso (102.5 FM) gracias al financiamiento de los Fondos de Cultura del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, convocatoria 2020, nos ha permitido conocer parte de la historia del Club de Armónicas de Valparaíso, fundado el 27 de febrero de 1958 y que fue declarado en 2010 patrimonio inmaterial por la UNESCO, lo que es un reconocimiento a las prácticas, expresiones, saberes o técnicas transmitidos por las comunidades de generación en generación.

    Esta institución se ha convertido en una de las más importantes a nivel internacional y nacional en torno a la interpretación de este instrumento musical. Hoy, a pesar de la pandemia y la disminución de sus integrantes sigue siendo un referente para todos los músicos que se inician en el arte de la interpretación de las armónicas.

    Óscar Aguilar, uno de los integrantes más antiguos del Club de Armónicas de Valparaíso nos cuenta que “en sus inicios el club llegó incluso a tener una orquesta con la cual recorrimos varios puntos del país, nos invitaban a las radios de la ciudad y con la que además participamos en diferentes concursos y competencias, como el Campeonato Nacional del año 1965 donde obtuvimos la mayor cantidad de galardones y el primer lugar”.

    De un tren en movimiento recibí mi primera armónica

    Al recordar sus inicios en el Club de Armónicas de Valparaíso, Óscar Aguilar, no puede dejar de relatar el cómo obtuvo su primera armónica con la cual se inició en este hermoso arte. 

    Según comenta este músico “en esos años, 1950 aproximadamente, yo no tenía idea de instrumentos, porque era muy chico, además, en esa época después del colegio nos íbamos de vacaciones donde mi abuela a Llay Llay, pero mi papá que trabajaba en los tranvías se quedaba en Valparaíso. Fue ahí que mi mamá recibió un telegrama de mi papá que le decía que yo tenía que esperarlo cerca de la estación del tren expreso, el cual no paraba en Llay Llay porque me iba a lanzar un paquete desde el tren. Tal como había prometido, me lo lanzó desde una ventanilla, pues no se podía bajar del tren. Luego de eso, recogí el paquete y se lo llevé a mi mamá quien lo abrió y para mi sorpresa era una armónica, así que esa fue mi primera”, recuerda Óscar Aguilar.

    Sin embargo, a pesar del gran reconocimiento con el que cuenta el Club de Armónicas de Valparaíso, sus integrantes sienten que no son lo suficientemente valorados por las instituciones ligadas a la cultura, así lo señala, Arturo Pérez, secretario del Club quien indica que “no queremos pasar otros 63 años sin sede, creemos que no ha habido un real reconocimiento de algunas instituciones, siempre estamos participando en cosas benéficas, no obstante, con una sede podríamos hacer clases, guardar nuestros equipos, porque al final estamos entregando algo que es muy beneficioso para Valparaíso y las instituciones no nos responden”.

    Por su parte, Daniel Bahamondes comenta que “yo creo que hay sembrar en los niños, por eso, yo he apuntado a ese trabajo, además, ha sido una manera de canalizar el instrumento y difundir el trabajo del Club de Armónicas, para que la gente vaya conociendo el club independiente que el reconocimiento sea un diploma o una medallita”.

    En este sentido, Daniel Bahamondes agrega que “tenemos que apoyar en la difusión, por ello, hace tres años ayudé a fundar el Club de Armónicas Metropolitano de Santiago a lo que se suman iniciativas similares en Puerto Montt, Antofagasta y Punta Arenas, a los cuales también les hemos ayudado para asesorarlos”.