• Radio Valparaíso
    Online

    Sociedad Tipográfica de Valparaíso: pionera en el apoyo a las luchas de los trabajadores del país

    En esta nueva emisión del programa “Conversando rescatamos nuestro patrimonio”, emitido a través de Radio Valparaíso (102.5 FM) gracias al financiamiento de los Fondos de Cultura del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, convocatoria 2020, conocimos a la Sociedad Tipográfica de Valparaíso, la cual fue fundada el 6 de mayo de 1855, siendo además, una de las primeras en tener un carácter de mutualistas en Valparaíso y Chile, pues nació como un medio para enfrentar los distintos problemas económico-sociales que fue imponiendo a estos trabajadores el nuevo ritmo que adquirió la inserción del capitalismo y el mercado internacional en Valparaíso. 

    Mediante el ahorro, el socorro mutuo y la vinculación con otras asociaciones, este gremio buscó cubrir la cesantía, enfermedad, invalidez y muerte, siendo un medio para sobrellevar las injustas condiciones de vida y trabajo que fue imponiendo el sistema capitalista desde la segunda mitad del siglo XIX.

    Así lo explica, Jorge Oyanedel, secretario de la Sociedad Tipográfica de Valparaíso quien comenta que “como todo movimiento social la tipográfica se fundó a raíz de los problemas que siempre han tenido los trabajadores, que los patrones no los entienden, que ante una enfermedad les decían ven a trabajar no más y después nos arreglamos, entonces el gremio gráfico como siempre y eso nos enorgullece, fue la base de todo movimiento obrero en Valparaíso, y así empezaron a organizarse, sin embargo, como todo movimiento nuevo los gobiernos y patrones pensaban que eran un movimiento político y al final tuvieron que entender que este movimiento no era político sino social, de ayudarse unos con otros”.

    Según recuerda Jorge Oyanedel “en un principio todo se organizaba clandestinamente en las casas de los compañeros y dirigentes y así se fue madurando esta inquietud de organizar la asociación, de hecho, esto generó varias persecuciones que incluso nos dejó a varios mártires.

    La motivación por ser dirigente viene desde la niñez

    Hilda Montecinos, vice presidenta de la Sociedad de Tipógrafos de Valparaíso cuenta de su arribo desde pequeña a la organización “llegué a la sociedad a los 12 años, mi mamá me trajo cuando yo era chica, de hecho, esta fue la primera sociedad que se fundó en Valparaíso y por ello, nosotros no queremos que desaparezca, pues recuerdo que una de las primeras cosas que se pelearon fue la asignación familiar para los trabajadores”.

    Para Hilda Montecinos la motivación de ser dirigente y seguir en la Sociedad surge desde niña pues “antes los papás nos traían a las reuniones y así fuimos aprendiendo qué era un secretario, un presidente, un dirigente y, cuando uno llega a ser dirigente se da cuenta de muchas cosas, por ello, cuando uno tiene apoyo puede hacer muchas cosas, por ende, no queremos que esto desaparezca, que vengan socios, acá las puertas están abiertas”.

    En tanto, Jorge Olivos, Presidente de la Sociedad de Tipógrafos de Valparaíso comenta que “yo de chico empecé a ir a la imprenta Universo y a las reuniones que me llevaba mi papá, antes por ejemplo para los aniversarios nos juntábamos todos los niños, había mucha convivencia, por ello, estamos luchando para que esto no decaiga, además, el haber venido desde chico lo motiva a uno a ser dirigente y continuar con este hermoso trabajo”.

    Ladrillo a ladrillo construimos nuestra sede

    Uno de los mayores orgullos de la socios y socias de la Sociedad de Tipógrafos de Valparaíso, es su sede social ubicada en calle Cancianni a metros del Congreso Nacional, la cual fue construida con el aporte de los mismos trabajadores y trabajadoras que pertenecían a la sociedad.

    Jorge Oyanedel indica al respecto que “todo lo que hemos conseguido ha sido con nuestro propio esfuerzo, por ejemplo, la sede fue porque cada trabajador donada los ladrillos para su construcción, lo que aportaban lo venían a dejar aquí o se le descontaba por mano en los talleres, una hora de sueldo, medio día, un día, ese es el orgullo de los gráficos, ya que gracias a ese esfuerzo podemos tener este edificio”.

    Por último, Blanca Barría, protesorera de la Sociedad destaca de la labor que realizan actualmente “la convivencia, juntarse para saber de uno, cómo está el otro, si alguien está enfermo, por eso, tiene que gustarte la labor social, lo que pasa es que a la juventud le falta eso, el dar sin esperar recibir. Por ello, lo que se genera acá en la Sociedad es que el adulto mayor tiene un espacio donde pueda conversar, donde es tomado en cuenta”.