• Radio Valparaíso
    Online

    Tres hombres de 29, 49 y 54 años se convirtieron en los primeros chilenos en ser inoculados contra el COVID-19

    Tres hombres de 29, 49 y 54 años se convirtieron en los primeros chilenos en ser inoculados contra el COVID-19 en el Centro de Investigación del Maule (CIM). 

    Según indica La Tercera, la administración se realizó ayer como parte del estudio clínico en fase III de la vacuna que está probando Janssen, el grupo de compañías farmacéuticas de la firma estadounidense Johnson & Johnson.

    Rafael Silva, médico broncopulmonar e investigador principal del CIM, indicó que “en Talca tuvimos el primer caso de COVID-19 en Chile y ahora también a los primeros voluntarios vacunados como parte de este estudio clínico”. 

    El experto explicó que los tres voluntarios se inscribieron en la página web del ensayo y, luego de ser entrevistados, pasaron todos los filtros para participar de las pruebas, que contemplan una dosis de la fórmula.

    Además, señaló que esperan vacunar entre 30 a 40 personas diarias, hasta completar el objetivo de Janssen, que es contar con 60 mil voluntarios a nivel mundial. 

    “No tenemos techo. Se vacunan 60 mil en el mundo, pero esto es competitivo, por lo tanto, nosotros empezamos a vacunar y podemos vacunar a quien lo requiera hasta completar la cuota”, dijo.

    Los participantes pueden ser hombres y mujeres mayores de 18 años, mientras que los criterios de exclusión apunta a cuadros de inmunodeficiencia severa o personas que estén con tratamiento inmunosupresor.

    En tanto, a diferencia de otros ensayos, en el de Janssen no es necesario que los participantes sean trabajadores de la salud, aunque de todas formas existen convenios con el Hospital de Talca, el Hospital de Linares, centros de atención primaria de la zona y grandes empresas de la región.

    Los voluntarios pueden ser inoculados con dosis de vacuna o con placebo y al cumplirse 20 días serán medidos para determinar si están generando anticuerpos.

    El proceso completo incluye siete revisiones clínicas presenciales junto a un monitoreo semanal telefónico por 12 meses, que durante el segundo año será cada dos semanas.

    Además, los participantes tienen instalada en sus celulares una aplicación con la que estarán en comunicación 24/7 con los especialistas del estudio.