Radio Valparaíso
Online

Las bolsas mundiales viven una jornada de histeria colectiva, el mercado del petróleo entra en guerra

Las bolsas mundiales viven una jornada de histeria colectiva. Las caídas son abultadísimas en prácticamente todas las plazas del planeta debido al pánico que genera el impacto del coronavirus tras la situación de Italia y ahora también el quiebre en el mercado del petróleo, que provoca caídas dramáticas en el precio del barril.

El índice amplio de MSCI de acciones de Asia-Pacífico fuera de Japón perdió un 4,4% en su peor día desde agosto de 2015, informó Reuters. Las bolsas chinas bajaron 3,42%, en tanto que el Hang Seng cayó 4,23%. En Japón (Nikkei) y Australia (S&P/ASX 200), las acciones se hundieron 5,07% y 7,33%, respectivamente.

En Europa la cosa es mucho peor. Las acciones agrupadas en el Euro Stoxx 50 muestran una debacle de 5,70%. La Bolsa de Francfort, la más relevante de la región, cae 5,07% y en Italia la bolsa llegó a perder 10%.

Los futuros de Wall Street muestran caídas de 4%.

Petróleo

Y las acciones petroleras se hacen añicos debido a las violentas caídas que muestran los barriles de crudo. En una sola jornada pierden un tercio de su valor y tanto el barril Brent como el WTI (de referencia para Chile), se ubican en sus cotas más bajas desde principios de 2016, promediando valores en torno a los US$ 35.

Caídas en torno al 30% no se veían desde la Guerra del Golfo Pérsico.

El mercado petrolero empezó a desmoronarse el viernes luego que Rusia no se alineara con La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para reducir la producción. Cabe recordar que la demanda se había visto seriamente afectada por el efecto coronavirus.

Pero el golpe de gracia se lo dio Arabia Saudita que el fin de semana anunció el mayor recorte de precios en al menos 20 años, descuentos sin precedentes y además un aumento en la producción, iniciando una guerra por participación de mercado.

De acuerdo a CincoDías, el impacto de la caída del petróleo es muy severo en los mercados porque el crudo es referencia de multitud de contratos: la caída del precio fuerza a los inversores con posiciones alcistas sobre el precio del barril a aportar garantías nuevas. Para ello tienen que vender otros activos, que reciben de este modo su propia presión vendedora.

El efecto que se multiplica a medida que la onda expansiva del petróleo afecta a otras categorías de activos: renta variable, renta fija o divisas. Las firmas de valores elevan los requerimientos y las garantías para a sus clientes, lo que a su vez sigue provocando ventas forzosas en busca de liquidez. De hecho, el precio del oro, en lugar de dispararse por el pánico financiero, sube apenas un 0,6%, afectado también por los gestores y operadores forzados a vender para cubrir posiciones.

De acuerdo a Bloomberg, de extensión esta caída del crudo, alteraría la política y los presupuestos en todo el mundo, exacerbaría las tensiones en el crédito de alto rendimiento y agregaría presión a los bancos centrales que intentan evitar una recesión. Por lo general, habría resultado una bendición para los consumidores, pero el coronavirus los mantiene cada vez más en casa.

Podría caer más

En ese contexto, Goldman Sachs no descarta que el barril de petróleo pueda caer hasta los US$ 20 por barril.

“Creemos que la guerra de precios del petróleo entre la OPEP y Rusia comenzó inequívocamente este fin de semana”, dijeron los analistas a Bloomberg.

“El pronóstico para el mercado petrolero es aún más pesimista que en noviembre de 2014, cuando comenzó una guerra de precios similar, ya que se suma al colapso significativo de la demanda de petróleo debido al coronavirus”.