Radio Valparaíso
Online

Grupo de Investigadores UPLA estudian hierba poleo para combatir hongo que afecta a frutas de exportación

Desde tiempo precolonial el Poleo (Mentha pulegiun), hierba medicinal por excelencia, ha estado presente en nuestra mesa en infusiones de hojas y flores para combatir la indigestión o molestias internas, así como para lavar y curar heridas externas.

Por estos días el Dr. Alejandro Madrid Villegas, junto al equipo del Laboratorio de Productos Naturales y Síntesis Orgánica de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas de la Universidad de Playa Ancha, y la colaboración de profesionales de las universidades de Valparaíso y Federico Santa María, estudia la composición química del aceite esencial del poleo y su capacidad antibacteriana, antioxidante y antifúngica.

Laboratorio de Productos Naturales y Síntesis Orgánica.

Mediante proyecto Fondecyt regular 1190424, el investigador UPLA está abocado en modificar químicamente una molécula emparentada con la mentona, compuesto orgánico natural que le da el aroma a la menta, para generar moléculas híbridas que combatan el hongo Monilinea fructícola,  el cual afecta en el periodo de postcosecha a carozos como duraznos, damascos, guindos y ciruelas.

Las moléculas son modificadas mediante una técnica de ultrasonido que permite generar híbridos de compuestos activos, que son los que dan origen a los flavonoides o pigmentos naturales presentes en los vegetales que los protegen de agentes externos.

“Ellos presentan propiedades antibacterianas y antifúngicas, y algunas presentan propiedades citotóxicas contra algunas células cancerígenas de mama, colon, próstata, hígado, páncreas, y hasta de pulmón. Entonces lo que quiero probar es que en base a la actividad que tienen per se estas moléculas naturales, le agrego otra molécula natural y creo un híbrido entre ambas moléculas para poder tener una capacidad antifúngica, y protegernos de los hongos que afectan a las frutas de exportación. El proyecto después involucra la generación de formulación para poder llegar a un producto comercial”, explicó el Dr. Madrid.

Con este trabajo el laboratorio que opera desde el 2015, desarrolla dos grandes áreas de investigación. Una relacionada con la identificación y caracterización de moléculas activas desde fuentes naturales como aceites, extractos o resina de árboles, plantas así como de frutas de origen nativo o medicinal, y la otra gran área es la modificación de estas moléculas activas mediante síntesis orgánica, aplicando técnicas de ultrasonido y técnicas de química clásica.

Simulando la realidad

Este mismo laboratorio cuenta además con una cámara de cultivo de crecimiento vegetal, que simula la realidad de la naturaleza.

“Aquí puedo desarrollar especies que están en peligro de extinción, desarrollarlas desde plantín, después reintroducirla al medio, o algunas especies en estado de almácigo, plantín o de adulto, infectarlas con los hongos o bacterias con los que estoy trabajando, y después probar mis compuestos y extractos, y ver si son paliativos, curativos, fungistáticos, o bactericidas”, sostuvo el académico.

La investigación efectuada en dicho laboratorio por estudiantes de pre y postgrado de ésta y otras casas de estudios del país, ha sido reconocida en congresos internacionales, y ha llamado la atención de establecimientos educacionales de la región, que solicitan la asesoría del profesor Madrid para desarrollar investigación científica escolar mediante el Programa Explora.

Con todo, el investigador tiene como desafío mantener la productividad del laboratorio. Y es que en sus 10 años de ejercicio como doctor, tiene a su haber 52 publicaciones en revistas de corriente principal tanto como autor como coinvestigador. Aquello permitirá la adjudicación de nuevos proyectos, así como generar capital humano avanzado.Comparte.