Radio Valparaíso
Online

Cómo los robots cambiarán la forma en que vivimos

Previo al inicio de la feria de tecnología CES 2020, que esta semana se desarrolla en Las Vegas, ya existían pistas que indicaban que la robótica sería una de las tendencias más importantes del evento. Porque de las más de 400 conferencias que se desarrollan durante estos días, sólo el segmento de la salud y los dispositivos vestibles supera a todo lo relacionado con drones, robots, inteligencia de las máquinas e inteligencia artificial.

Este último punto es, de hecho, el paso que faltaba para que las máquinas pudiesen por fin, depender menos de las capacidades de un humano. El avance más reciente presentado en Las Vegas es “Neon”, un humano artificial que plantea la posibilidad de ir más allá de lo que conocemos hoy.

Por lo visto en el CES, el proyecto se distancia de los asistentes virtuales que conocemos hoy (Alexa, Siri, etc) empleando la humanidad. De hecho, Samsung indica en su sitio que se trata de “un humano creado mediante computador que se comporta como una persona de verdad, con la capacidad de mostrar emociones e inteligencia”.

“Neon se desarrolló como parte de un programa de startups de Samsung llamado C-Lab, en que los mismos empleados de la compañía postulan para obtener soporte, herramientas y financiamiento. Hoy Neon ya es una startup consolidada y por lo que sus fundadores mencionan los usos pueden aplicarse a la atención de público o la interacción con humanos con fines terapéuticos, porque no hay límites de lo que puede aprender a hacer”, afirmó Bernardita Orellana, Gerente de Comunicaciones de Samsung Electronics Chile.

Según detalla la empresa surcoreana, Neon no es el nombre del asistente o el avatar, sino del proyecto. La idea es que cada “persona” tenga sus propias características, personalidades o funciones, y que sean interactivos, trabajen en tiempo real y sean lo más auténticos posible.

“No es un asistente de inteligencia artificial. No es una interfaz a internet. No es un reproductor de música. Es, simplemente, un amigo”, asegura Samsung.

Datos entregados esta semana por el Consumer Technology Association (CTA, organismo que organiza la feria CES), señalan que en 2019, 3,6 millones de aparatos robóticos fueron vendidos en EE.UU. con proyecciones de aumento de un 16% en 2020 con 4,1 millones de unidades. Lo mismo ocurre con aparatos domésticos relacionados con inteligencia artificial como Amazon Echo o Google Home, que han dominado el mercado tecnológico con 3 mil millones de dólares en ventas y 35,3 millones de unidades vendidas.

Además, la publicación oficial del CES destaca el entusiasmo por estas tecnologías por parte de los consumidores, así como sus aplicaciones en asistentes virtuales, robots y automóviles inteligentes. Precisamente lo más comentado en Las Vegas esta semana, en decenas de charlas donde se discutieron las formas en que los robots ayudan a los humanos, incluido el papel que desempeñarán cada vez más para salvar vidas y salvar el planeta.

También, las sesiones examinaron a los robots como fuerzas “para el bien”, observando cómo están ayudando a los humanos a preservar especies marinas raras en las profundidades del mar y a explorar en el espacio exterior. Uno de ellos es el desarrollado por Bosch, con un sistema de sensores que se implementará en el robot Astrobee de la Nasa, que deambula por la Estación Espacial Internacional para detectar sonidos que podrían indicar fallas técnicas.

Otros avances destacados fueron las manos robóticas impresas en 3D, robots quirúrgicos cada vez más exactos y conectados a 5G para realizar procedimientos a distancia, y robots diseñados para ayudar con el cuidado y la recuperación de las personas.

El chileno Rodrigo Quevedo, Director General de Robotics Lab Scl, es un conocido de la feria CES  y un experto en el área de la robótica. En 2018 asistió junto a su empresa para firmar con QIHAN, una empresa asiática proveedora de robots a nivel mundial, además de cerrar acuerdos con distintos proveedores del área y de la inteligencia artificial.

En relación al tema, destaca “el crecimiento de esta industria a nivel mundial, aumentando a tasas superiores al 20% anual y por lo tanto muy dinámica y cambiante”.

Para Quevedo, esto es “por la variedad de productos y aplicaciones que cada año revolucionan la industria y el mercado. Del mismo modo, la penetración de los mercados ha crecido bastante, debido a que las personas, empresas e instituciones educativas se han alineado a la tendencia de países avanzados y han incluido robots en sus operaciones y gestiones”.

“La introducción y desarrollo de distintas herramientas de inteligencia artificial ha ayudado de sobre manera al desarrollo del sector. Considerando que los celulares ya cuentan estas aplicaciones, ha permitido a los desarrolladores y programadores puedan crear nuevas empresas y servicios”, agrega.

“Ya es posible reconocer personas y rostros, objetos e incluso controlar situaciones de emergencia en lugares determinados. Ha permitido de manera automática interactuar de mejor manera con las personas y del mismo modo, obtener respuestas o patrones consultando miles o millones de datos, obteniendo información útil de manera precisa”, explica.

En cuanto al futuro y cómo cambiará nuestra forma de vivir, asegura que “vienen bastantes beneficios y desafíos. En el área médica por ejemplo, podremos obtener de mejor manera diagnósticos médicos y lograr mejor certeza en tratamientos, cuyos datos son enviados a la memoria de la inteligencia artificial. Básicamente, este sistema será transparente, ya que será parte de la mayoría de los procesos empresariales, industriales, educativos y la vida en general, considerando que ya se encuentran en un celular muchas aplicaciones”.

“Los desafíos son poder controlar efectivamente la inteligencia artificial, y determinar métodos para certificar la información valida y/o verdadera que consulta el sistema. Esto debido a que el mundo se encuentra desarrollando miles de aplicaciones y pueden muchas de ellas ser más invasivas de lo que necesitamos”.

Felipe Araya, creador de Sima Robot, humanoide diseñado en Chile y que actualmente se presenta en la feria CES, opina que “este año se está presentando un hito, ya que la tecnología esta lista para lanzarse, para el consumo, para las personas. Ya no es una tecnología para universidades o grandes empresas. Es una tecnología que ya podemos lanzar para que sea utilizada por las personas y que incida directamente en la calidad de vida”.

“Yo concibo esta tecnología como una forma de potenciar las capacidades humanas, en ningún momento para sustituirla”, añade. “Este año es icónico no sólo estamos viendo las tecnologías del próximo año sino de la década. Y estoy seguro que en esta década, los robots van a formar más parte de nuestra vida”.

El Festival de los Robots

Dentro de lo que esta semana vimos en el CES, también hay espacio para aparatos divertidos y curiosos, muchos diseñados para el ocio o el acompañamiento.

Uno de ellos es Lovot (robot + love), un éxito en lo que llevamos de feria CES. A este colorido amiguito le encanta dar abrazos o ser recogido, y es muy suave y blando al tacto. En su interior, cuenta con un sistema de temperatura que lo mantiene caliente en invierno y fresco en verano. Posee una cámara en su cabeza que reconoce al usuario como su persona favorita y puede monitorear el hogar cuando no estamos. Su precio sin embargo, es muy alto: casi 3 mil dólares, y disponible por ahora sólo en Japón.

SmellSense es un robot que puede ayudarnos, en una casa con muchas personas o una oficina, a saber cómo huele un baño sin incomodarnos. Cuenta con sensores calibrados para detectar dióxido de carbono y nos avisará con un gesto en su rostro para que no entremos si queremos ocupar el lugar. También nos ayudará en una emergencia si nos quedamos sin papel higiénico, ya que siempre llevará uno donde quiera que vaya.

Bot Chef fue otra de las grandes sorpresas. Si bien la tecnología no es nueva y otras empresas ya cuentan con prototipos parecidos, el robot de Samsung va más allá e integra inteligencia artificial. Al decirle “Hey, Bot Chef”, nos pondrá atención y podremos pedirle que nos prepare un plato, aunque para algunas cosas lo tendremos que ayudar, como llevarle las verduras a la mesa si queremos una ensalada. En la prueba en vivo realizada en el CES, era capaz de trozar un tofu, saltear verduras, tomar implementos con sus dos brazos robóticos y hasta abrir la puerta donde se guardan las salsas, abriendo el envase, distribuyendo su contenido en el sartén, cerrando la tapa y guardando la salsa en su lugar. Cuenta con su propia línea de recetas y si no sabe cómo preparar algo, lo podemos descargar en un par de segundos desde la base de datos de Samsung, el fabricante de la tecnología. Por ahora no existe fecha ni precio para este robot.

Ballie, también de Samsung, fue uno de los mas celebrados en su presentación. Se trata de una pequeña esfera de colores que nos sirve de compañía y no sigue dentro del hogar. Similar al concepto de BB8 de Star Wars, cuenta con capacidades de inteligencia artificial, nos escucha, reconoce, obedece órdenes y puede controlar por sí mismo, de ser necesario, los objetos conectados del hogar. El otro robot de la empresa surcoreana fue Bot Air, un aparato de limpieza doméstica con sensores que miden la calidad del aire en el hogar, y se mueve de una habitación a otra para purificar el aire cuando sea necesario.

Otro de los destacados entre las decenas de propuestas robóticas es un “gato robot” de transporte de alimentos, como una solución para restaurantes con poco personal. Se llama “BellaBot”, y fue desarrollado por la compañía china PuduTech, con el enfoque de un camarero robótico capaz de entregar hasta 10 kg de pedidos de restaurantes. Si bien su cuerpo se compone de una pila de estantes con bandejas de comida, BellaBot tiene la cabeza, la cara y la personalidad de un felino. Puede moverse de forma autónoma por los restaurantes, maullando a los clientes a medida que llegan para alentarlos a recoger su pedido. Para agradecerles, le podemos rascar las orejas o dar una suave palmada en la cabeza. El robot ronroneará y reaccionará poniéndose muy contento, pero si continuamos acariciándolo, nos dirá que no interrumpas su trabajo. Autor: Francisco Aguirre A., desde Las Vegas en La Tercera.