Radio Valparaíso
Online

Estudio del Cruch dice 46,2% de los alumnos admite que no realiza nunca preguntas en clases

En las últimas semanas, los estudiantes universitarios han protestado contra la excesiva carga académica, lo que abrió un debate sobre cómo mejorar las prácticas pedagógicas. Pero hasta ahora no se tenía mucha información sobre cuáles son los hábitos de estudio de los alumnos y cómo estos también pueden mejorar.

Esa incógnita es la que busca resolver la primera Encuesta Nacional de Evaluación del Compromiso Estudiantil (ENCE), instrumento patrocinado por el Consejo de Rectores (Cruch), que fue aplicado el año pasado en 7.383 estudiantes de cinco universidades de esa agrupación, y que revela, por ejemplo, que el 49,2% de los jóvenes de pregrado llega a las clases con frecuencia sin leer sus textos o hacer sus tareas.

La consulta también muestra que el 60,2% de los alumnos estudia 10 horas o menos a la semana fuera de clases, y que, al contrario, el 14,3% estudia 20 horas o más. Además, el 46,2% admite que no realiza nunca preguntas en clases, o que lo hace solo a veces, y que el 68,3% utiliza sus apuntes para estudiar.

La encuesta se basó en una de similares características que es aplicada por la Universidad de Indiana (EE.UU.), y fue adaptada a la realidad chilena por la U. Católica, U. de Chile y U. de Valparaíso, a las que luego se sumaron la U. de Playa Ancha y UC de Temuco. Así, fue aplicada en esos cinco planteles, y este año se sumarán otras cinco instituciones.

Inclusión estudiantil

Esta encuesta es la base sobre la cual estas universidades esperan mejorar sus prácticas pedagógicas. El vicerrector académico de la U. de Valparaíso, José Miguel Salazar, fue uno de los encargados de la medición y explica que se trata de una “foto” general del sistema, pero que cada institución tiene realidades particulares.

“Esto permite que las universidades conozcan sus datos, lo que les permite interpretarlos, porque antes no los tenían. Por ejemplo, se ve que la interacción entre profesores y estudiantes es poca (84,6% de los alumnos dice que nunca ha conversado con los docentes sobre su desempeño académico), pero es algo que ocurre en todo el mundo”, ejemplifica.

De esta forma, las universidades podrían “generar mentorías, por ejemplo, para trabajar con las tareas o las lecturas, o revisar qué otras cosas pueden cambiar. Hay harto espacio para que las universidades mejoremos”, dice Salazar.

La encuesta fue aplicada a los alumnos que ingresaron en 2015 y 2018, para tener una visión de distintas cohortes. Y entre otras conclusiones, revela que el 19,9% ha realizado ayudantías, mentorías o pasantías, y que el 55,6% plantea que sus profesores les entregan retroalimentación sobre sus trabajos.

La encuesta también indagó en la inclusión dentro del mundo estudiantil: el 87,7% de los universitarios dice que comparte con personas de otro nivel socioeconómico, el 77,7% comparte con personas de otras creencias religiosas, y el 78,8% establece relaciones con compañeros de otras posturas políticas. Por el contrario, el 52,3% dice que nunca o casi nunca comparte con personas de otros grupos étnicos y el 70,2% tampoco lo hace con extranjeros.

Horas psicológicas

En paralelo, las universidades siguen abordando el problema que genera la sobrecarga académica. Por ejemplo, la Universidad de Talca está generando desde marzo, en su sede en Santiago, una política preventiva de salud mental, en la que definió aumentar las horas semanales de atención psicológica.

La vicerrectora de Desarrollo Estudiantil, Isabel Hernández, explica que “hoy tenemos 12 horas semanales de atención por parte de una psicóloga para los estudiantes del campus de Santiago y en junio vamos a incrementar esta disponibilidad a 22 horas semanales, lo que va a permitir apoyar a los estudiantes para favorecer un adecuado proceso formativo”.

Y la Universidad Técnica Federico Santa María creó una Comisión de Salud Mental, que integrará a delegados estudiantiles. Teresita Arenas, directora de Relaciones Estudiantiles, explicó que pedirán a las federaciones estudiantiles que “definan a sus representantes, dando inicio al trabajo de la comisión, programado para la última semana de mayo”.