Radio Valparaíso
Online

Chilenos crean asfalto reciclado que autorepara sus grietas al ser sometido a pruebas de calor

Según estudios realizados por la Dirección de Vialidad, en Chile existen 82 mil kilómetros de caminos, de los cuales un 21% es de asfalto. La situación en el extranjero es distinta, ya que en Estados Unidos y Europa el porcentaje alcanza un 94% y 90%, respectivamente.

Es por ello que numerosas investigaciones han buscado extender la vida útil de los pavimentos de asfalto, considerando su importancia y la inversión necesaria para mantenerla en buenas condiciones. Una de ellas fue realizada por el profesor de Ingeniería y Gestión de la Construcción de la Universidad Católica (UC), Álvaro González, quien junto a un equipo de investigadores y el profesor José Norambuena de la Universidad del Bío-Bío, desarrollaron un pavimento de asfalto con materiales reciclados que tiene la capacidad de autoreparar sus grietas.

En cuanto a sus características, el nuevo pavimento contiene asfalto reciclado y fibras o virutas de metal recuperados de desechos industriales, pudiendo autorehabilitarse al ser sometido a pruebas de calor con microondas o inducción magnética.

“En el mundo, más de un 90% de los pavimentos son de asfalto gracias a su nobleza como material de caminos, menor costo inicial y flexibilidad. Sin embargo, estas estructuras incrementan su rigidez con el paso del tiempo, volviéndose frágil y propenso a sufrir agrietamientos”, señaló Álvaro González.

¿Cómo lo hicieron?

Para el desarrollo de esta tecnología, los investigadores chilenos estudiaron mezclas de pavimento reciclado con pequeñas cantidades de fibras o virutas de metal, que otorgan propiedades físicas autosellantes.

“En nuestro estudio sometimos este material agrietado al calor con microondas y comprobamos que son capaces de autoreparar sus daños. Esto porque las fibras que contiene la mezcla mejoran la conductividad eléctrica y térmica de las pruebas asfálticas”, destacó el académico de Ingeniería UC.

Además, si bien el asfalto tiene la capacidad natural de autoreparar sus grietas con altas temperaturas -como ocurre en el verano-, esta tecnología permite rehabilitar de manera artificial y autónoma este tipo de mezcla, incluso en períodos de invierno.

“La calidad del asfalto se deteriora con el tráfico y factores ambientales, cuando está expuesto a la infiltración de agua. Esto se traduce en agrietamientos que reducen la resistencia mecánica de los pavimentos y su durabilidad”, añadió. Nota pertenece a La Tercera.